Desatranques caseros

Los clientes pueden conseguir, por ellos mismos, una buena estabilidad y funcionamiento de sus redes de agua. Para ello acceden a trabajos de los que le informan los especialistas, trabajos sencillos con los cuales ahorrarán dinero y pondrán a punto sus instalaciones en cualquier momento. Los desatranques caseros sirven para solucionar la incidencia en un momento dado... pueden ser trabajos definitivos o bien provisionales, esperando la presencia de profesionales que realizarán una limpieza de las tuberías a través del agua a presión.

Para realizar un desatranque con métodos caseros, es preciso llevar a cabo el trabajo no sobre la propia tubería atascada, sino en las instalaciones relacionadas con la red. De este modo, se evitarán obras y posibles deterioros que pueden resultar más caros. Los usuarios pueden limpiar y desatrancar las tuberías mediante el uso del bicarbonato y el vinagre, dos productos de gran interés para nuestros fines, cuya asociación es efectiva para enfrentar las costras de suciedad de los conductos.

El primer paso es dejar la instalación (fregadera, lavabo, bidé...) seco y vacío de agua. Es preciso actuar directamente sobre el sumidero en seco, ya que se echará medio vaso de bicarbonato que deberá caer sin grumos y sin apelmazarse. Después de echar el medio vaso de bicarbonato por el sumidero, habrá que hacer lo propio con medio vaso de vinagre. La reacción que se produce es visible; se trata de una efervescencia que degradará durante 15-20 minutos la costra de porquería. Después de pasado ese tiempo, se deberán echar unos cuantos litros de agua hirviendo con sal para que se lleve cañerías abajo los restos de la mezcla y por supuesto de la suciedad de las tuberías.

En el caso de que no surta efecto el desatranque casero, habrá que comunicarse con profesionales que utilizan el camión cuba y todo tipo de maquinaria de última generación.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE